Romper con las rutinas diarias, cenar tarde o hacerlo en exceso, pueden dificultar el sueño en verano. La buena noticia es que es posible conciliar estos hábitos con un sueño reparador. Solo tienes que hacer algunos ajustes…

Consejo nº1 -> Máximo 20 minutos de siesta

Llegan las vacaciones, y por fin tienes tiempo para echarte la siesta después de comer…

  • Una costumbre reconocida como saludable siempre que no sobrepase los 15 o 20 minutos.
  • Si supera este tiempo es probable que se altere el ciclo de sueño nocturno y tengas dificultades para dormir por la noche.

Consejo nº2 -> Toma un baño en cualquier parte

Si tienes piscina en el apartamento de vacaciones, no dudes en aprovecharla para darte un chapuzón antes de acosarte.

  • Te ayudará a relajarte preparando el organismo para el descanso nocturno.

Consejo nº3 -> Apaga el móvil

Un buen momento para desconectar de las redes sociales puede ser durante las vacaciones. Dejar de consultarlas o de ver la televisión puede tener muchos y muy saludables beneficios, entre ellos, favorecer la conciliación del sueño.

Consejo nº4 -> Haz ejercicio (moderado)

En general, en verano nos volvemos mucho más activos. Salimos a correr, caminar, nadamos en el mar o en la piscina…

  • Un cambio de hábitos que además de saludable, puede ayudarnos a dormir más y mejor gracias a la liberación de endorfinas, hormona relacionada con el placer y el bienestar.
  • Para que esto sea así, lo ideal es que cualquiera de esas actividades la realices por la mañana, ya que si lo haces a última hora de la tarde, es probable que te cueste dormir. Una buena alternativa puede ser una sesión de yoga o pilates.
  • Deja al menos 2 horas entre el ejercicio y la hora de irte a dormir.

Consejo nº5 -> Acuéstate a la misma hora (rutina del sueño)

Ya sabemos que durante las vacaciones los horarios prácticamente desaparecen. Sin embargo, es importante que, en la medida de lo posible, los mantengas. Especialmente en lo que se refiere a la hora de acostarse y levantarse.

  • La explicación está en la melatonina. Está demostrado que esta hormona, que nos ayuda a dormir, se libera al menos 3 horas más tarde en las personas que tienen ciclos de sueño irregulares.

Consejo nº6 -> Enfría la habitación

En ocasiones, el calor del verano convierte el hecho de dormir en misión imposible.

  • Si tu dormitorio es un horno, puedes bajar la temperatura poniendo en marcha el aire acondicionado unos minutos antes de acostarte. Así, cuando vayas a la cama, la habitación ya estará fresquita.
  • Si además colocas un cuenco con hielo justo delante de un ventilador, la sensación será mucho más agradable ya que el ambiente se mantedrá fresco por más tiempo.

Consejo nº7 ->Cena pronto y ligero

Aunque esta saludable costumbre se puede extender a todas las noches del año, lo cierto es que en verano solemos retrasar la hora de la cena siendo además más copiosa de lo habitual.

  • Lo ideal es que cenes, al menos 2 horas antes de irte a dormir y que la comida sea ligera y baja en grasas.

Consejo nº8 -> El lugar del descanso debe de ser ideal

La cama debe ser la ideal, es decir, el colchón el ajuste perfecto con la almohada y las mejores sabanas para no pasar una noche calurosa deben de estar equiparadas, tanto en calidad de materiales como en prestaciones.

Abrir chat